Páginas

viernes

UNIDOS EN ORACIÓN POR LOS MISIONEROS MARTIRES


Querida Familia, hoy 24 de marzo se realiza en varios países la Jornada de oración y ayuno en memoria de los Misioneros Mártires

Nos dice el papa Francisco en su mensaje de Twitter
“Recordamos a los numerosos hermanos y hermanas cristianos que sufren persecuciones a causa de su fe. Estamos unidos a ellos.”
Cada 24 de marzo se realiza esta jornada en varios países y diócesis, la fecha fue elegida por el Movimiento de Jóvenes de la Obras Misionales Pontificias de Italia recordando que ese mismo día del año 1980 fue asesinado Mons. Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador, quien fue beatificado el 23 de mayo de 2015.
Este año para la animación misionera de la Jornada, se propone un gesto de solidaridad, espiritual y material, hacia Siria, atormentada por la guerra.  En este día se recuerda a los mártires de ayer y hoy, los mártires de resonancia mundial como Mons. Romero y aquellos menos conocidos como el P. Ragheed Ganni, el joven sacerdote católico caldeo, asesinado en Mosul el 3 de junio de 2007 al finalizar la Misa, que por cierto no buscaba la fama de héroe mientras continuaba sirviendo a Cristo y anunciando el Evangelio cada día. Como también los 28 agentes pastorales asesinados en año pasado, la Iglesia se detiene en una Jornada de oración y ayuno para no olvidar a estos cristianos que amaron hasta el extremo. (Radio Vaticana)

Meditando en esta jornada me vino al corazón estas palabras de la carta “Solidaridad y Misión” donde Bernardo nos dice:

“Los verdaderos profetas son los místicos que se han encontrado con el Padre Dios, y los genuinos místicos son los profetas que conviven y sirven a sus hermanos. No hay profecía sin contemplación ni contemplación sin profecía. Sin contemplación del Dios Amor no hay liberación en el Dios Salvador y sin liberación por el Dios Salvador no hay contemplación en el Dios Amor.
En la soledad mística de una vida en Dios descubrimos la dignidad absoluta de todo el hombre y de todos los hombres, y esta soledad se expande y realimenta en la solidaridad profética de una vida con Dios en defensa de los derechos inalienables de las personas y sociedades humanas”
Haciendo también memoria de nuestros queridos hermanos mártires trapenses de Argelia y tantos otros que se nos han hecho cercanos en la propia vida, le doy gracias a Dios por ellos y su testimonio que nos anima a seguir crecientes en la fidelidad al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.
Como dice el papa Francisco; “dar la vida es entregarla en ese silencio de la vida cotidiana poco a poco” Que Ella Madre de los contemplativos nos regale a toda Soledad Mariana su “Contemplación Solidaria y Liberadora.”  (carta XXV Bernardo Olivera)
Mis saludos a todos encontrados siempre en el corazón de María de San José
María N.


Les comparto este video publicado en radio Vaticana

lunes

Juan Pablo II y el papa Francisco

Me detengo un rato y reflexiono.
Hago memoria de algo religioso e histórico a la vez.
Las visitas de Juan Pablo II a la tierra mexicana.
Esa tierra fue el primer destino de sus viajes por todo el mundo. Allí consagró a la Virgen de Guadalupe su reciente pontificado, y consagró todas las familias de América Latina a su Corazón Inmaculado.
¿Por qué me detengo en este momento del pasado? Porque me lo dice el corazón.
Allí Juan Pablo demostró su inmenso amor por el pueblo humilde y sus luchas, allí reveló lo que hay en su corazón, su preocupación pastoral, y les dejó a sus hermanos obispos en Puebla, una enseñanza sobre Cristo, la Iglesia y el hombre, qué aún hoy son cimiento para el caminar de la Iglesia. Allí comenzó a brillar como pastor y profeta.
Esta es mi mirada. Ya desde hace tiempo que pienso en estos momentos que hicieron historia.
Fue un paso en la historia.
Juan Pablo II tuvo su misión en la Iglesia. Hoy la tiene, con igual brillo, el papa Francisco. En otro momento histórico y con otra misión para cumplir. Y otro origen, esta vez la misma tierra de la Morenita, que fue la primer visita de san Juan Pablo II. La tierra de Latino América, que por algo se le llama desde hace tiempo el Continente de la Esperanza.
Es bueno detenerse en la historia y reflexionar. Ver como Dios obra en ella, salvándonos, dándonos su luz y guía.
En mi corazón sacerdotal tengo dos fuentes de inspiración, que son una, y son los pontificados de san Juan Pablo II y del papa Francisco.
Esta es mi inspiración y mi esperanza.


                               Martín (16-3-2017)

jueves

Nada más que un mes...

Queridos amigos:

Pensar que hace un mes que estábamos reunidos con el grupo de Soledad Mariana de México nos parece una eternidad… y ¡hace tan poco!

Podríamos contarles paso a paso lo vivido en este nuevo Encuentro que tuvimos, del 17 al 19 de febrero pasado, en las tierras de la Morenita, pero quizás sea mejor que las imágenes hablen por sí mismas.

Un encuentro verdaderamente fraterno y hermanado por nuestra espiritualidad mariana y contemplativa que rompe toda barrera de distancia o de diferentes nacionalidades. Lo hemos vivido con Perú y ahora en México también. Sí, somos una familia que crece por el mundo. ¡qué maravilla!

El tema que tomamos para trabajar fue “La Contemplación”. El Padre Bernardo nos dio las charlas que fuimos ahondando y tratando de internalizar un poco más, ayudados por las distintas dinámicas de trabajo. Horas de soledad y silencio, para luego en binas o trinas compartir en solidaridad.

Fue una gran FIESTA y qué decir cuando entró al salón la sorpresa que nos tenía preparada Rodolfo: unos mariachis que irrumpieron para cantarle a la Virgencita las mañanitas. ¡qué emoción! Algunos reíamos otros llorábamos… muchos cantábamos y también bailábamos para la Madrecita nuestra Reina de Guadalupe.

Y llegó el momento de despedirse después de haber renovado la Alianza del Movimiento y haber proyectado el año de oración-ejercitación tanto en lo particular como lo grupal. Promesas de encuentros mensuales a los que nos uniremos desde aquí aprovechando la tecnología…

Cercanos a cumplir 10 años de presencia en México, descubrimos… ¡sí! descubrimos en este encuentro lo que significa la contemplación y esta propuesta de vivir contemplativamente en el día a día de cada uno de la mano de María. Fue una verdadera renovación del deseo de seguirlo a Jesús en Ella sabiendo que caminamos juntos.

Y ahora solo deseamos decir a Dios: ¡Somos tus hijos que con Jesús clamamos “¡Abba, Padre!” ¡Gracias Dios por tanto amor derramado entre nosotros!

Y como dijimos al principio: ¡que el resto lo digan las imágenes! Dios quiera que puedan transmitir la abundante gracia recibida y vivida.

Con un abrazo grande en Ella a quien le entregamos una vez más el Movimiento y que en el hueco de su manto le recordamos que está cada uno de ustedes con sus intenciones…

María y Malena





martes

UN PEQUEÑO HOMENAJE A LA BEATA MAMA ANTULA

Querida Familia: 
Hoy 7 de marzo recordamos a la beata santiagueña, argentina.  La inquieta mujer de los ejercicios espirituales. Les comparto un pequeño homenaje a modo de Agradecimiento y tambien de deseo de que ella nos contagie su inmensa pasión y tesón en el dar a conocer el Evangelio en todos los caminos por donde anduvo.
un fraterno abrazo a todos
maría n.


"Andar hasta donde Dios no sea conocido para hacerlo conocer" Mamá Antula

“YA PASARÁ”,
según la tradición oral,
era la frase que repetía a menudo la
Venerable María Antonia de Paz y Figueroa.
*** Si la vida te fatiga y no sabes qué hacer;
no temas, “ya pasará”.
*** Si la cotidianidad te aplasta y la monotonía te sume en el hastío; espera, “ya pasará”.
*** Si hoy estás temeroso por el futuro, no desesperes,
“ya pasará”.
*** Si te agobian los temores y las incertidumbres de esta etapa de tu vida; trabaja, “ya pasará”.
*** Si el desconsuelo por la partida de un ser querido encoge tu corazón; ora y “ya pasará”.
*** Si la ansiedad o la depresión te hunden en el temor y la queja; confía, “ya pasará”.
*** Si lo que sufres te parece sin fin; aguarda, “ya pasará”.
Y si te parece que has logrado todo y que ya no debes luchar más; no te duermas, que “ya pasará”.
Aldo Marcos de Castro Paz

Movimiento Soledad Mariana

"Soledad Mariana" es un Movimiento de espiritualidad mariana y contemplativa, fundado en la Argentina en 1973, por el monje trapense Bernardo Olivera, actual Abad del Monasterio Nuestra Señora de los Ángeles de Azul, provincia de Buenos Aires.