Páginas

jueves

COMPARTIDA DE TRES MISIONERAS



Muy Querida Familia:
                                        Ya van varios años (¡¡nueve y medio!!) que venimos compartiéndoles nuestros pasos misioneros en los parajes de Río Villegas y El Manso.  Sabemos muy bien, los que misionamos y también los que misionan con su oración, que en confiada fe vamos dejando gotas de Evangelio y que Dios va obrando, paso tras paso… en cada una de esas Gotas. Ninguna es desperdiciada en ese maravilloso intercambio de “visita y encuentro”. Acabamos de vivir la séptima visita misionera de invierno.  Y de lo tanto vivido…, elegimos hablarles de cuatro situaciones y un agradecimiento.

Adversidades de la región:
                                                Luego de un viaje de 48 hs. en ómnibus debido a las rutas
congeladas…llegamos por primera vez a un paraje absolutamente nevado! Río Villegas normalmente no tiene fuertes nevadas, este año, hubo fuertes temporales de nieve y les llegó a todos. ¡Hacía como veinte años que ellos no veían tanta nieve acumulada! Felizmente pudimos usar la escuela, pero como les pasa a los moradores del lugar, sufrimos bastantes cortes de luz, escasez de agua por los caños congelados y además, en la escuela, se nos cortó el paso del agua caliente. La verdad que igualmente lo pasamos muy bien, la escuela tiene buenas estufas de gas y con ellas no tuvimos problema. Además es tan bueno vivir, un poquito aunque sea, (al lado de lo que ellos pasan) las contrariedades propias del invierno patagónico, ¡nos hace estar más cercanos!

Visitas Entrañables-Encuentros Entrañables:
                                                                           
Hay algo en las misiones de invierno que es único y exclusivo de esta época del año   Los encuentros en cada visita parecen más hondos, más sin tiempo, más conversación de intimidad y de familia. Siendo vacaciones … el amanecer del humito de las casas…se va asomando muy de a poco, el despertar es tardío… además de que en invierno el sol aparece sobre la montaña, recién pasadas las 9 de la mañana. Por eso varias visitas fueron por las tardes.  Y asi nos encontramos con ellos, en un atardecer anochecido que da un carácter particular, siempre alrededor de la salamandra con un mate de por medio, vivimos conversaciones más cálidas y cercanas… y la fraterna amistad y confianza crece…Dios y Santa María del Encuentro lo saben.

Frazadas y Ponchitos: 

de vuelta recibimos una donación de siete frazadas tejidas a mano por un grupo de amigas orantes y tejedoras que se llaman “Manos Pacientes” Ellas son tan generosas que hasta se ocuparon de hacer el envío hasta Bariloche por Correo.
¡Que agradecidos estaban con el regalo de la frazada! ¡que contentos lo pone recibir estos esfuerzos llenos de cariño departe de otros!. a cada uno de los que les fuimos entregando, les contamos como fueron hechas y verdaderamente, el agradecimiento grande que iban expresando fue gozoso para nosotras verlo.
Otra amiga nos donó ponchitos tejidos a mano para algunos niños del lugar, las madres y sus niños felices de recibirlo. Esta circunstancia de regalar más abrigo dio una característica más delicada y especial a esas visitas. ¡Valió la pena el esfuerzo de ir muy cargadas y volver con las valijas aliviadas!

Tallercito Orarte: 
                               además de las visitas no dejamos nuestro taller-encuentro de mujeres que ya empieza a ser costumbre para las mamás y abuelas. Las invitamos dos horas antes de la celebración de la Palabra. Esta vez les enseñamos a hacer rosarios-denarios con unas lindísimas cuentas de colores que aportó Pancha y así también Lucía les enseñó su arte de hacer rosarios con nudos.
Fueron conociendo un misterio gozoso en cada encuentro y luego usaron su denario rezándolo.
Este tallercito tiene “corazón guadalupano”, ellas son como Juan Diego y María Santísima siempre presente, va haciendo su obra en cada una…


Agradecimiento al Padre Pepe Lynch:
           no podemos dejar de nombrarlo a Pepe Lynch, nuestro amigo sacerdote de Bariloche. Con verdadera apertura y generosidad luego de nuestro llamado de auxilio para poder pasar la noche en Bariloche (debido a que el ómnibus llegó doce horas más tarde). Pepe sin estar en su parroquia ya que estaba en un viaje fugaz por Bs.As., se preocupó de que nos recibieran hasta con una pizza caliente en su casita parroquial. Gracias a él pudimos pasar una noche de descanso después del intenso viaje que habíamos tenido. Un ¡GRACIAS ENORME A PEPE POR SU CÁLIDA HOSPITALIDAD Y GENEROSIDAD! A la mañana siguiente pudimos encontrarnos con él y se preocupó de todos los detalles necesarios para poder llegar bien hasta Rio Villegas. ¡Grande Pepe tu generoso corazón!
Como siempre pasa hay mucho más para contar… pero no queremos ser largueras. Gracias, GRAcias, GRACIAS A TODOS, POR acompañarnos siempre con sus oraciones, con las rifas, con su interés, con donaciones diversas y tanto más, todos gestos que nos animan siempre a más en este andar misionero contemplativo!

Unidos siempre en Santa María y San José que en sus pies evangelizadores sigamos aprendiendo el andar misionero.
                                                                                                                                                                                                                                     Lucía, Pancha y María

Movimiento Soledad Mariana

"Soledad Mariana" es un Movimiento de espiritualidad mariana y contemplativa, fundado en la Argentina en 1973, por el monje trapense Bernardo Olivera, actual Abad del Monasterio Nuestra Señora de los Ángeles de Azul, provincia de Buenos Aires.