Páginas

miércoles

Carta de la Coordinacion General


Queridos hermanos
No Amamos al amor…

Cuentan algunos que San Francisco recorría las calles de Asís gritando esta frase que nos sigue interpelando a lo largo de los siglos….

En este año Jubilar, Año Santo, Año de la Misericordia, queremos en María reafirmar nuestro camino de búsqueda y hallazgo del Señor, nuestro camino de Alianza en María, confiando plenamente en la Misericordia de Dios.

En 2016 cumplimos 40 años de vida de alianza. Damos gracias al Padre por aquel 19 de diciembre de 1976 en Luján donde se realizó la consagración de Soledad Mariana!!!

Esta carta, tiene por motivo invitarlos al Encuentro de Ejercitadores y Servidores que se realizará el 1, 2 y 3 de abril en el Colegio Máximo se San Miguel (igual que los años anteriores)

Dando continuidad a lo trabajado en 2015 seguiremos ahondando en el Misterio de la Misericordia y en el llamado del Papa a ser Misioneros de la Misericordia desde nuestra impronta Mariana y Contemplativa.

En el Equipo Coordinador General definimos como lema:
Dialogamos con el Verbo revelado.
Somos familia: hijos y hermanos.

Pensamos estas jornadas como un encuentro de familia, un encuentro de Aliados. Bernardo testimonia que la alianza con Dios en María es  la forma más perfecta de devoción mariana, la gracia que más lo ha hecho crecer en Cristo desde su nacimiento.  El nos enseña que la alianza es el elemento central del plan de salvación porque introduce a los hombres en la comunión de vida con Dios. Esta consagración, “es una segregación del pecado para ser santos en el amor y pertenecer al Padre en su único Hijo. La consagración que nos hace propiedad de Dios[1].

Nosotros también daremos testimonio para animarnos unos a otros a seguir en este camino. Camino que iniciamos en el bautismo y reafirmamos en cada ciclo de alianza dando un Si al Amor.

Para el monje la alianza, presenta tres momentos claves: reconocimiento, entrega y vivencia.

-      El vivir desde una actitud – ejercitatoria- desde el trabajo con las cartas y con la vida misma, reconociendo  y contemplando a Dios todo y todos.

-      La entrega a María constituye propiamente el acto de la alianza. Con nuestros defectos y virtudes, desde la propia pequeñez, confiamos y por eso nos entregamos a Dios… o dejamos que María nos entregue al Señor… con límites y talentos… para que el Señor siga obrando en nuestras vidas.
Es una donación gozosa porque se trata de una entrega mutua y sabemos que más allá de nuestras infidelidades, María corre en auxilio, por eso la llamamos Alianza con Dios "en María".

-      Estos encuentros de familia, sirven para compartir vivencias y testimoniar como vamos experienciando la fe, esperanza y caridad.

Transitaremos estas jornadas desde la Palabra, con tiempos fuertes de oración; encuentro fraterno entre aquellos que ejercitamos los diferentes ciclos; charlas; cantos y espacios de compartir en  regiones.

Se deben inscribir enviando un mail a su Coordinador de Región:

Al inscribirse deben dejar:
Nombre, apellido, teléfono y mail (si lo tienen) porque les vamos a enviar un material de lectura.
Decir que Alianza han hecho: primero, segundo o tercer ciclo (para organizar los grupos de trabajo)

El costo del Encuentro y forma de pago lo ven con el Coordinador Regional. Sé que estamos en tiempos económicos complejos, si alguien puede hacer un aporte mayor lo agradecemos, así podremos ayudar a otros hermanos. Gracias!!!

Tiene que traer:
Biblia, cuaderno, birome, sábanas, toallas y repelente.

La dirección de la casa es:
Centro Loyola, Av. Ricardo Balbín 3226, San Miguel.

Por una cuestión organizativa tenemos como fecha tope de inscripción el viernes 25 de marzo, así no reservamos lugares no de más, ni de menos y no pagamos ni  de más ni de menos. Gracias!!!

En María encontramos el mejor camino para que todos lleguemos juntos al Padre, por Cristo y en el Espíritu.

Todo y siempre en María de san José

Killy Romero



[1] [1] Ejercitación XII del Primer Ciclo: Alianza con Dios en María.

Movimiento Soledad Mariana

"Soledad Mariana" es un Movimiento de espiritualidad mariana y contemplativa, fundado en la Argentina en 1973, por el monje trapense Bernardo Olivera, actual Abad del Monasterio Nuestra Señora de los Ángeles de Azul, provincia de Buenos Aires.