Páginas

miércoles

Carta Anual de la Coordinadora General.

Solemnidad de la Epifanía, enero de 2016.


“Vives socialmente si te entregas a amar y ser amado,
si te muestras siempre dulce y afable,
si toleras con suma paciencia las debilidades físicas y morales de tus hermanos”…
“El amor a Dios no puede madurar
si no se alimenta y crece por el amor al prójimo...”
 San Bernardo de Claraval 


Queridos todos

En ese inicio de año les escribo una carta con cosas que tengo en le corazón para compartir con ustedes.  Es un año especial, un año de Gracia Jubilar… El año de la Misericordia. Es una oportunidad  que el Espíritu nos da para que sigamos conformándonos con Jesucristo.

Hace tiempo leí algo que escribió P. Santiago María de Azul, sobre la obra de Elredo de Rieval, donde usaba la imagen de una urdimbre. Tomo esa imagen porque es con la que identifico nuestro movimiento y las personas que lo integramos. Decía Santiago, que la urdimbre de un telar está formada por  hilos longitudinales que trazan la estructura y dan consistencia al entrelazado forman una trama, destacando que toda textura, tiene un ligamento, es decir norma, ley o manera de entrecruzarse de urdimbre y trama en cada pasada para formar un tejido determinado. Para Santiago ese ligamento, es la ley de la caridad, que exige un ordenamiento de nuestra capacidad de amar.

Hoy nos veo y rezo como trama, como hilos que se entrecruzan transversalmente para constituir el tejido, con su variedad de colores y motivos, como personas de edad, temperamento y origen diversos. Conformamos un tejido precioso, lleno de vida porque en cada uno de ustedes hay una historia de amor. A la vez somos una comunidad con fragilidades, donde también hay tensas tensiones y algunos nudos …Pero como afirma Francisco lo que nos une es más fuerte que lo que les divide….y como dice Elredo Incluso en la escuela del amor surgen también obstáculos … para la plena madurez de la afectividad”. 

Tengo mucha esperanza en que este año Jubilar sea una año de renovación interior y comunitaria… estamos consagrados en María a la Divina Misericordia …Confiemos…dejémonos hacer y cada uno ponga su granito de arena  con buen espíritu y humor….para crecer en fraternidad ….

Bernardo nos ha enseñado que la comunidad es Escuela de Caridad… es campo donde Dios se
revela con su gracias… es la tierra donde el Señor nos ha plantado…. En la Carta Circular General de 2004 decía que “la comunidad se construye también y se reconstruye mediante algunas prácticas bien concretas. Las cinco principales son estas:
  1. Servicio humilde: Vosotros también debéis lavaros los pies unos otros (Jn 13:14).
  2. Servicio de autoridad: El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor (Mt 20:26).
  3. Servicio de corrección fraterna: Corrígelo... si te escucha, habrás ganado a tu hermano (Mt 18:15).
  4. Servicio del perdón de las ofensas: No te digo que has de perdonar hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete (Mt 18:22).
  5. Servicio de oración común: Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18:20).”

A Dios orando y con el mazo dando…. recemos juntos para que dejemos que el Señor, sea siempre el Señor de nuestra historia…

Como les escribí hace poco tiempo, en estos breves meses desde el servicio de coordinación, no dejo de sorprenderme por el caudal de vida y servicios en cada uno de ustedes, en los grupos, escuelas, regiones…Pero a la vez reconozco que no estamos ajenos a la crisis del compromiso que el Papa señala en recientes documentos.

Le pido a María que nos  permita re enamorarnos de la comunidad que formamos. De este tejido mariano y contemplativo que vamos conformando en el Señor…

En un Documento de la iglesia leí que la “Espiritualidad de comunión significa ante todo una mirada del corazón hacia el misterio de la trinidad que habita en nosotros, y cuya luz ha de ser reconocida también en el, rostro de los hermanos que están a nuestra lado. Y además: espiritualidad de comunión significa capacidad de sentir al hermano de fe en la unidad profunda del Cuerpo místico y, por tanto, como “uno que me pertenece…” Esa “Espiritualidad de comunión es también capacidad de ver ante todo lo que hay de positivo en el otro, para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios; es saber “dar espacio” al hermano llevando mutuamente los unos las cargas de los otros”

Le digo a cada uno, el Movimiento los necesita, acompañen a los coordinadores regionales. Todo lo que hemos estado trabajando sobre la misión, visión y propuestas comunitarias de servicios y misiones nos van a ayudar a redescubrir el tesoro que somos…El que el Señor nos regala…La tarea une, el servicio aglutina….

Le pido a María que nos mueva para dar los Si a los que el Señor nos llama… con confianza de que El va a estar sosteniendo la misión….

Me despido con una palabras de Bernardo acerca de Bernardo de Claraval … la dicha de la misericordia ocupa un lugar central en el itinerario. Jesús es el modelo por excelencia de la misericordia humana y divina, Él aprendió en el tiempo y por experiencia lo que ha sabía desde toda la eternidad. La Madre de Jesús no sólo es modelo de misericordia sino también misericordiosa mediadora hacia el Mediador, por eso es invocada: ¡Madre de misericordia! La misericordia aúna en sí misma todas las expresiones del amor al prójimo pues sintetiza el sentimiento y la acción, el afecto y el efecto. La misericordia dilata y aromatiza el corazón llenándolo de suave unguento y purifica el corazón para poder ver a Dios con ojos de amor.

Que el Señor dilate nuestro corazón, que María medie para que nos adentremos en el Misterio de la misericordia y que juntos gocemos de sus frutos más auténticos de paz y unidad.

En María de San José

Killy Romero 

El Video del Papa Francisco. Diálogo interreligioso.


Movimiento Soledad Mariana

"Soledad Mariana" es un Movimiento de espiritualidad mariana y contemplativa, fundado en la Argentina en 1973, por el monje trapense Bernardo Olivera, actual Abad del Monasterio Nuestra Señora de los Ángeles de Azul, provincia de Buenos Aires.